Arrogancia 

​Por que este miedo cuando estas lejos,

Miedo al olvido? 

Que arrogancia de hombre

-Me digo-

Miedo al goce sin estar conmigo?

Que vergüenza, quien sos,

-Salta una voz dentro mío-
Miguel Angel Mena

Anuncios

Huir

​Como voy a entender a esas personas a las que al contarle una decepción, un miedo, un hastío, lo que sea! Pero negativo…

Se engrandecen contando su “éxito”. Acaso no es mediocridad?

No es acaso falta de empatia 

O son sus ganas de aflorar, de hacer creer al mundo que son grandes por no sufrir lo que los demás?

Que mentes tan retorcidas.

Que falta de creatividad.

Huyamos los honestos de esa gente, con la que se habla solo y el discurso no toma más persona que la primera.

Huir…

Acaparamiento

​Se ha vuelto un hábito aburrido escribir,

Triste, vacío.

Ha perdido la rima el brío,

El verso se hace tosco, podrido,

La lluvia o el amor ya no causan alborozo.

Es la razón principal mi corazón sombrío?

Opacado, tiritante, vacío?

Es el tiempo, son las letras del teclado,

Que tienen algo en contra mio?

Es mi risa es tu llanto,

Es la vida que pasa y no siento su calor 

O su descanso,

Su pasión, su magia

Sus placeres blancos o los más impíos?

Es que las rosas no me rodean o las mujeres hermosas todas las miro dentro de ella?

Es que me ha acaparado?

Es que no avisto otra belleza que deba ser declarada más que la de ella.

Mayor plenitud o perfección,

Ni en el atardecer, bajo el madroño,

Ni la cascada que en algún lado me baña.
No me inmuta si pienso en su hermosura,

Esta mal que me inunde su pureza?

Esta mal que deje de batir mis alas?

Quizás si,

Pero que se puede hacer con este tan grande amor.

Y esta batalla eterna entre el corazón y la cabeza.
Miguel Mena

Pequeño discurso de un joven revolucionario

Se ha vuelto un habito para el joven nicaragüense, imaginar aquellos tiempos de hombres grandes. Aquellos tiempos de tiros, de confusion, tristeza, armas, pobreza, barricadas. El hábito esta en crear proezas, ambientes, situaciones, y enseñanzas. A partir de los pequeños detalles, de cada relato que nos viene entrando, nos va ampliando nuestra visión, nuestra ventana hacia ese mundo pasado.
Hay que admitirlo, el joven puro quisiera que volvieran esos tiempos, añora y hasta envidia la sensación de euforia, de desbordamiento que sintieron nuestros padres o abuelos al escuchar caído al dictador, luego de haberlo dado -literalmente- todo.
Pues entiendan la euforia. Que sentira un joven cuando su padre le cuenta que estuvo a punto de morir muchas veces, y aunque siempre tuvo miedo, jamás miro atrás, por el. Por su hijo… que aunque sabía que no estaba ni cerca de nacer, desde ya necesitaba a su padre. Necesitaba de su mente limpia, el brazo armado y un corazón gigante. Dispuesto a la lucha, dispuesto a morir, por que el hijo del compañero que como él ofrendo su vida, nazca y se desarrolle en una Nicaragua en paz.
Esa euforia que siente un joven es de admirar, es la euforia de seguir adelante, de respetar quienes dieron la vida por ver nacer a un hijo, en el lugar y en la forma en la que yo he nacido hace poco tiempo atrás.
Miguel Angel Mena

Escribió un verso

​Y tu rosa abrió mis estrellas,

Descubrí el universo, entre dos delicadas figuras, que se movían y brincaban, bailaban las dos con una, una conmigo. 


Y las bocas se besan.

Se hizo mi pecho infinito, y el lugar donde te guardo te escribió un verso.

Miguel Angel Mena

El desvelo

No te escribo mas
por que tengo sueño,
Y se que al cerrar mis ojos
y acabar con el desvelo,
Es tu rostro, son tus ojos,
los que saldrán
de inmediato reluciendo,
y yo… que prefiero?

Extrañarte,
desear estar con vos compartiendo.
A la hora de escribir un verso.
…Más no poderlo.

O, verte y tocarte.
Rozar nuestros labios en un beso.
Aunque ese beso, fácil se esfume
con la calidad de mi sueño.

-Miguel Angel Mena